CERRAR
';
Nacional Norte
blog rss


El largo martírio de Luciano Figueroa

Los seguidores del Cruz Azul lo recordarán con buen semblante, pues aunque su estadía en La Noria fue breve, a base de goles armó una dupla muy efectiva con César Delgado, su ex compañero también en Rosario Central. Si “Chelito” ha sido alguna vez feliz en México fue jugando al lado de este delantero, Luciano Figueroa, quien entre el Clausura y Apertura de 2004 jugó 33 partidos marcando 21 veces.
Pero también Figueroa debe extrañar a La Máquina, o al menos los momentos que vivió en ella, ya que tras su salida del equipo su carrera experimentó infinidad de lesiones y desgracias que le han impedido encontrar continuidad y sentirse pleno en un campo de futbol otra vez.
Del Cruz Azul pasó en los primeros días de 2005 al Villarreal de España, en donde anotó tres goles en 15 juegos y no convenció al técnico Manuel Pellegrini. Ese año al menos siguió siendo parte de la Selección de Argentina y participó con cierto éxito en la Copa Confederaciones de Alemania (le hizo un gol a México) pero ante la imposibilidad de ser titular habitual en el submarino amarillo volvió a su país a préstamo para jugar con el River Plate y así con mayor actividad seguir siendo material de Selección de cara al Mundial de Alemania 2006. Pero en sus primeros duelos con el equipo millonario el delantero sufrió una grave lesión que le dejó sin Mundial. Volvió a probar suerte, sin éxito en el Villarreal, volvió a lesionarse y lleva más de año y medio sin jugar un partido oficial, aunque ya jugó en la pretemporada con normalidad para el Génova de Italia (Foto), aún no debuta en la Serie A.