blog rss


La palabra "molera" de Ricardo Ferretti

Personalmente creo que era el momento para que Ricardo Ferretti dejara a los Pumas. Había cumplido sobradamente con su  labor “de rescate” en la situación porcentual, condujo al equipo a dos Finales y un campeonato. Su labor, estadísticamente hablando, tampoco fue nada extraordinaria, como algunos pretenden hacer ver, pues apenas contabilizó el 46 % de productividad, y quedó fuera de la Liguilla en tres de ocho torneos, siendo eliminado prematuramente (Cuartos de Final) en tres de las cinco en las que logró clasificarse . Poco se puede hablar positivamente sobre su escaso trabajo en el apoyo a los productos de la cantera, los cuales utilizó poco, a regañadientes y casi siempre por necesidad, no por convicción. De estilo de juego, se puede alabar el orden y el equilibrio que mostró el equipo, que presumió de la mejor defensa en cuatro de esos ocho torneos, incluyendo el último en el que impuso una marca de menos goles admitidos (10) en la era de los campeonatos cortos. Aunque también se puede establecer que la forma de jugar no fue del entero agrado de buena parte de la afición puma, acostumbrada a otra cosa.

En fin, el tiempo pondrá en su exacto lugar la segunda etapa de Ricardo Ferretti como DT en Pumas, que eso sí, fue mejor que la primera, al menos en cuanto a logros deportivos.

Lo que particularmente cuestiono, sobre todo en un tipo que normlamente es crítico con el medio futbolístico en general y con la prensa en particular (en muchas ocasiones con razón) por no manejarse de manera sensata, es que él un día -el lunes- hable de continuar en el club, de tener ganas de seguir y que dos días después, tras recibir una jugosa oferta del norte, declare que su ciclo en Pumas se cumplió.

Es claro además, y así lo manifestó el director deportivo del club universitario Mario Trejo el día martes, que Ricardo Ferretti ya tenía apalabrada su continuidad en CU durante un año más y que sólo bastaba sentarse a firmar el contrato.

Pero llegó la tentadora oferta de los Tigres y mágicamente esa convicción del “TUCA” se desvaneció, lo cual no juzgo con severidad, pues efectivamente -por más idealistas que seamos- la mayoría de las personas habríamos hecho lo mismo en un caso similar en el sentido de aceptar el trabajo en el que mejor nos paguen.

Lo que molesta es que finalmente había un acuerdo verbal -y la palabra, según´entiendo, tiene un valor que no está a la venta. Usando un término que empleó el propio Ferretti para atacar a la FMF por organizar torneos “moleros” con simples fines de lucro, Ricardo parece que también tiene una palabra “molera”, pues cambió de sentido por el peso de la lana, así de simple y claro.

FERRETTI Y SU SEGUNDA ERA CON LOS PUMAS (2006-2010)

Torneo            Lugar General                       Liguilla

Ap. 2006                2       Cuartos de Final               

Cl. 2007                12     No clasificó

Ap. 2007               8       Subcampeón

Cl. 2008               12      No clasificó

Ap. 2008              4        Cuartos de Final

Cl.2009                 3         Campeón

Ap. 2009             17        No clasificó

Bi. 2010                4           Cuartos de Final

 

Sus números en Liga

Torneo     JD   G-E-P   Gf-Gc  Pts

Ap. 2006   17    8-5-4   21-11    29 pts

Cl. 2007    17    3-11-3   19-18   20 pts

Ap. 2007   17   6-6-5    32-19   24 pts

Cl. 2008    17   5-5-7    21-26   20 pts

Ap. 2008  17  7-5-5     22-13   26 pts

Cl. 2009   17  8-4-5     23-17   28 pts

Ap. 2009  17 4-5-8     16-23   17 pts

Bi.2010     17  7.7-3    20-10   28 pts

subtotal  136   48-48-40  174-148 

 

Sus números en Liguilla

Ap. 2006    2  0-1-1   1-2       1 pts

Ap. 2007   6   2-2-2  9-7      8 pts

Ap. 2008  2  0-1-1     1-3         1 pts

Cl. 2009  6   3-1-2      9-7       10 pts

Bi-2010     2   1-0-1       1-2        3 pts

subtotal  18    6-5-7   21-21    23 pts

 

Total en Liga Liguilla

Juegos dirigidos: 154

Triunfos: 54

Empates: 53

Derrotas: 47

Goles a favor: 195

Goles en contra: 169

Puntos obtenidos:  215

Efectividad 46 % (215 pts de 462)

 

 

Lo que dijo Ferretti el lunes, antes de la oferta de Tigres

http://www.mediotiempo.com/futbol/mexico/noticias/2010/05/12/el-tuca-quiere-seguir-dirigiendo-a-pumas

Lo que dijo Ferretti el miércoles, despúes de la oferta de Tigres

http://www.mediotiempo.com/futbol/mexico/noticias/2010/05/19/se-desliga-el-tuca-de-los-pumas






Una reflexión al margen

Algún buen maestro de periodismo me abrió los ojos en cuanto a mi profesión en un tema que es fundamental. ¿para quién escribir o comunicar?. “Mira, sí Emilio Azcárraga Milmo aseguró que Televisa hacía televisión para los jodidos, su contenido siempre será jodido…si el periodismo se hace pensando en que estás inmerso en una país inculto, con gente sin educación, en una sociedad deshonesta y sin ética, que no lee y no quiere leer, a la que se puede mentir o manipular fácilmente, entonces tu trabajo será idéntico al de ese lector o televidente imaginario o real. Por eso siempre debes pensar que tú lector es gente inteligente, preparada, apasionada y mientras un mejor concepto tengas de él, mejor será tu trabajo”.

También alguna vez, cuando Mauricio Mejía, un muy buen amigo –y para mí uno de los mejores periodistas de México- me invitó a participar –y a aprender junto a él- en un programa de ABC Radio a mediados de los 90, recibí una lección que todavía hoy tengo grabada. Uno de los espacios que cubríamos era un programa dominical que pasada de las 12 am a la 1 pm y justo esa tarde, a esa hora, había un clásico entre América y Guadalajara sumamente atractivo.

Recuerdo que mientras hacíamos el programa más desoído de la historia (personalmente sentía que no había nadie escuchándonos del otro lado del cuadrante y el número de llamadas parecía comprobarlo), por un error del operador, que dejó abierto el micrófono en una pausa comercial, se escuchó al aire un grosero desahogo de mi parte “puta, hoy no nos escucha ni mi jefa, creo que hoy podría mentarle la madre al presidente (Salinas) y nadie se enteraría”.

Seguimos el programa con total normalidad –era un espacio en el que hablábamos de futbol en un contexto diferente, muy relajado y por lo menos para nosotros muy sabroso- hasta que llegó una llamada de una señora, de cerca de 70 años, que hacía referencia a mi comentario fuera del área “Jorge, no sé si haya mucha gente escuchándolos, pero yo no me pierdo el programa, lo disfruto mucho, les agradezco el esfuerzo y créanme que no hay Clásico por el que yo me perdería su programa…”

No voy a decir que me conmovió hasta las lágrimas porque sería exagerar pero sí sentí una sensación que me pagó el esfuerzo de estar en un lugar que no quería estar (finalmente yo también quería ver el Clásico) haciendo algo que no sabía sí a alguien le importaba y sólo por amor al arte.

Desde entonces no me preocupa un ápice sí me lee, escucha o ve, una persona, mil o más. Siempre pienso que hay alguien inteligente que valorará o criticará mi trabajo, pero se tomará su tiempo para atender lo que humildemente escribo o digo.

Ese es mi objetivo, además de saciar esas ególatras ganas de expresar algo y de vaciar en papel o en computadora esa “mirada” que pretende ser diferente y única –aunque no siempre tenga que serlo- : Llegar a un lector inteligente, con criterio, con capacidad para estar de acuerdo o en contra. A lo que voy…






Arias se fue, ¿los problemas también?

 Sobra decir que el trabajo de Raúl Arias, al mando del Guadalajara, no estaba ofreciendo los resultados esperados y que algunas de sus declaraciones habían sido muy desatinadas.

Del estilo poco ofensivo o nada espectacular, honestamente, creo que no habría que culpar a Arias, pues ese siempre ha sido el sello de sus equipos y cuando Jorge Vergara apostó por él, de alguna manera, “avaló” la aplicación del mismo en las Chivas.

Sé que muchos seguidores del Guadalajara estaban ansiosos con la salida de Raúl Arias del cargo, la mayoría de ellos porque nunca estuvieron de acuerdo con su llegada al club. Y por eso sé que estarán felices con su cese.

No es menester periodístico defender a un técnico en particular, ni mucho menos a Arias –que nunca ha sido santo de mi devoción, ni mucho menos- pero sí  reflexionar sobre los tiempos de trabajo y los precipitados juicios con los que se manejan directivos, periodistas y aficionados, impulsados casi siempre por la fuerza desmedida del último partido o los últimos resultados.

Resulta que toda la crisis del Guadalajara, que corre el riesgo de quedarse fuera de la Liguilla por tercer torneo consecutivo, se centra ahora en la figura de Arias, hoy declarado como el culpable de todos los males de las Chivas.

A muchos se les olvida que Arias estuvo apenas 47 días  en el cargo, que sólo ha dirigido siete partidos (con tres triunfos, un empate y tres derrotas) y que los últimos cuatro, por caprichos de la directiva, los tuvo que jugar como visitante (y ante algunos de los locales más poderosos de la Liga como Santos Laguna, América y Morelia).

También parecen olvidar que cuando Arias llegó al club, el Guadalajara ya andaba muy mal, y había cambiado de entrenador tres veces en los últimos cuatro meses, y que varios de los entrenadores “de la casa” como ahora lo es José Luis Real –de pobrísimo registro como DT de Primera División- habían sido desdeñados por la misma cúpula del club, gente como Efraín Flores, Omar Arellano padre, Luis Maniel Díaz y Marco Fabián.

La apuesta, siempre pensando con la visión miope que se centra únicamente en el siguiente partido, es que con un nuevo entrenador los futbolistas reaccionen, se le gane a Indios (lo cual me parece tan probable como sí se hubiera mantenido Arias en el timón), y se llegue con mejor ánimo a enfrentar al Atlas, y de panzazo entrar a la Liguilla.

Sí clasifica Chivas muchos dirán que será “todo un éxito” de la directiva esta decisión de correr a Arias; aunque insisto, no creo que esa misión hubiera sido imposible sí se le mantenía en el cargo al menos hasta la finalización del torneo.

Arias tampoco puede darse por sorprendido, eso también hay que apuntarlo. Pues la directiva de las Chivas es así, digna de toda desconfianza, incapaz de respetar contratos o procesos, mentirosa por naturaleza, acostumbrada a tomar decisiones viscerales y caprichosas. Por eso los entrenadores que manejen al Guadalajara en el futuro tendrán que ser o gente urgida de oportunidades o necesitada de alguna revancha. Un entrenador de verdadero prestigio, que esté bien cotizado en el mercado y que sepa como se maneja el dueño del equipo, difícilmente aceptara un trabajo tan inestable y un jefe tan protagonista, irrespetuoso y prepotente.

Y sí en Guadalajara siguen buscando entrenadores para convertirlos en “culpables en turno” y no se dan cuenta, pese a los innumerables errores recientes, que cambiar de entrenador a cada rato no ha cambiado nada de fondo, y al contrario, cada vez agudiza más la problemática general del equipo, pues la gente tendría que abrir bien sus ojos y detectar más arriba a los verdaderos culpables del mal de las Chivas.






En el caso Cuauhtémoc, el dinero impone su ley

Es probable que desde el punto de vista económico la vinculación de Cuauhtémoc Blanco al Veracruz pueda ser considerada un éxito de su representante y resulte muy  provechosa para el jugador y probablemente –está por verse- hasta para el club jarocho e indirectamente para la Liga de Ascenso, que tendrá sin duda mayor difusión los primeros meses del año entrante. En cambio desde lo futbolístico, esta contratación me parece que es dañina para todos. Primero que nada para el futbolista porque en la Liga de Ascenso será difícil que encuentre el nivel de exigencia ideal que requeriría para estar en plena forma de cara a la Copa del Mundo e inclusive su presencia en el Puerto, cobijado, “consentido” y “utilizado” por altas autoridades de gobierno, puede convertirse en una fiesta sin final feliz en muchos aspectos  Para el mismo Veracruz su mediática presencia, sin duda atractiva, provocará una elevada expectativa en una afición urgida de retornar a los primeros planos, y tal vez ayude futbolísticamente en un comienzo, pero no necesariamente será decisiva para lograr el anhelado ascenso, simplemente porque los Tiburones no contarán con el futbolista en las instancias cruciales, ya sea porque se reportará con el Chicago FIRE o porque se concentrará con la Selección Nacional,  y sólo jugaría las primeras 11 fechas del campeonato. Tampoco a Javier Aguirre le habrá causado gracia la decisión de Blanco. “El Vasco” seguramente le habrá dicho al futbolista que lo quería en ritmo de juego y que era importante que no se quedara parado los primeros tres meses del 2010. Está claro que tendrá actividad y eso es positivo, pero no al nivel óptimo. Su presencia en la Liga de Ascenso hubiera sido sana tal vez tras el Mundial de Futbol, no antes. Además por el estado de algunos campos de juego, por la calidad de los arbitrajes y el juego un poco más violento que en la Máxima Categoría, Blanco correrá un riesgo mayor que me parece era en estos momentos completamente innecesario.

Y lo que son las cosas. La contratación realizada por Raúl Quintana –quien dicen que sigue siendo prestanombres del gobierno del estado para manejar al club jarocho- ha sido muy celebrada en Veracruz, justamente cuando en el fono lo que ratifica  es que el club sigue siendo explotado como un capital político –el 2010 es año electoral en el estado-  y que lo único que le importa a quienes sean sus verdaderos dueños no es el ascenso a Primera División o el crear una estructura deportiva de relieve, sino causar ruido, levantar humo, y provocar “golpes de efecto” en la población jarocha, que estará feliz por el regreso de Cuauhtémoc Blanco pero lo estaría mucho más si su equipo lograra volver a la Primera División , y esta costosa contratación sí justamente algo no ofrece es utilidad en ese sentido.

 

Lo mejor, a mi juicio, es que Cuauhtémoc hubiera sido contratado por un club de Primera División, tal vez no el Querétaro –pues también iba a abandonar el club en un momento delicado- ni en el América –cuya directiva sigue sin valorarlo lo suficiente- pero seguro opciones no le iban a faltar (Puebla y Tigres, entre otras).






La educación del "Vasco"

 

Perdón. No me puedo quedar callado. Me parecen penosísimas las declaraciones de Javier Aguirre. Y estúpidamente inoportunas.  Ese discurso pudo usarlo en privado con sus futbolistas para intentar motivarlos, pero querer “encender” a la afición mexicana de esa manera e incitarla a “guerrear”  y a comportarse de forma hostil y agresiva con los salvadoreños para “pagar” con la misma triste y tercermundista moneda recibida en San Salvador es de muy bajo nivel.  Y hacerlo cuando se acaban de quitar las rejas del estadio Azteca, resulta aún más increíble y “curioso”.

La afición mexicana no necesita de estas arengas baratas, diría yo, dignas de mal llanero. A lo largo de esta eliminatoria, supo responder entusiastamente en momentos difíciles –algo que en otros años no siempre ocurrió- y apoyar al equipo en situaciones mucho más delicadas. Y en los días previos a este partido dejó sentir su fervor por la Selección, al agotar localidades, incluso admitiendo la cada vez más vergonzosa y descarada reventa.

Ojalá haya la madurez necesaria para hacer caso omiso a lo que sugiere irresponsablemente Aguirre;  que los miles de seguidores que acudan al Azteca, más allá de no silbar el Himno salvadoreño (sería maravilloso),  dejen el alma y la voz con gritos de apoyo a la Selección Mexicana, coree oles, aplauda a los suyos, haga la ola (no muchas veces, por favor), sepa presionar sonoramente al árbitro y viva una fiesta y un jolgorio sin necesidad de atropellar, de golpear, de escupir o de ofender a los rivales.

Toda la semana quedé fascinado (seguro tuvo que ver el buen manejo de Carlos de los Cobos) con la tranquilidad que se le ofreció a los salvadoreños en Querétaro, la muestra de primer mundo que mostró en general la afición mexicana, respetuosa con el adversario sin dejar de estar confiada en la victoria de los suyos, independientemente de las historias del pasado.

A El Salvador hay que ganarle únicamente en la cancha, con determinación, carácter, buen futbol, intensidad y concentración plena, peleando cada balón con todo; afuera sólo hay que darles una nueva lección de que los “entornos” no meten goles, y que éste no es un país “peligroso” por su gente, sino por su cultura, que a México no vienen a perder una guerra pero en la cancha les costará “sangre, sudor y lágrimas” ganar un partido.

Lo de Aguirre “ampara” agresiones futuras aquí y allá, y parece “justificar” un clima bélico que sólo agudiza el encono ya existente para México en  varios países centroamericanos. Responder a agresiones con agresiones fue el pretexto de la famosa “guerra del futbol” justamente ocurrida entre El Salvador y Honduras hace 40 años.

Sino hay algunos imbéciles que quieran convertirse en “soldados” de Aguirre, su nuevo exabrupto verbal no causará males mayores este sábado, pero será recordado siempre, al menos en El Salvador, cada vez que una selección mexicana viaje a jugar al Cuscatlán. Es decir, será utilizada como una provocación, una agitación de masas digna de “Juanito” o personajes de ese calibre, que deja ver nuevamente el rostro descontrolado de Javier Aguirre, hombre de al menos dos rostros, que suele vender una imagen apacible y simpática ante la prensa, y que de vez en cuando, pierde la compostura, la decencia, la inteligencia, y se deja vencer por sus demonios…

 

PD= Hablando de historiales violentos, el de Javier Aguirre supera por varios capítulos al de Rafael Márquez….






El grosero olvido de "Sinha"

No discuto el derecho del DT a elegir los futbolistas que él considere de utilidad para su Selección y ya he comentado anteriormente que finalmente la Selección Nacional no es un equipo al que se llega democráticamente o por selección “natural” sino simple y llanamente -nos guste o no nos guste- por decisión del técnico en turno.

Hay cosas que no parecen lógicas, como haber convocado a un montón de jugadores en los últimos cuatro o cinco meses y no disponer de alguno de ellos para una eventualidad como la que ocurre hoy. Aguirre sorprende al considerar a un jugador como Juan Francisco Palencia -de intachable profesionalismo-  cuyo digno cierre de su carrera no le alcanza sin embargo, para tener un puesto titular permanente en los Pumas, ni siquiera en duros momentos de crísis, y a quien ya conociéndolo -y con quien tuvo un corto circuito en pleno Mundial 2002- no le convocó incluso en las fechas en las que por razones de calendario no pudo contar con Cuauhtémoc (Copa Oro y amistosos).

Es decir, de cara a dos duelos trascendentales (el segundo sólo lo será si ante El Salvador las cosas no salen bien) se acude a este ilustre veterano para suplir la posible ausencia de Cuauhtémoc Blanco. Futbolísticamente no creo que haya mucho que comparar, más allá de la edad. Y que Palencia le va a meter empeño y ganas como siempre, eso nadie lo discute, pero honestamente parece hasta grosero que dadas las circunstancias, no se haya pensado en un hombre que lleva tantos meses a tan buen nivel como Antonio Naelson, y cuyo aporte táctico puede ser similar al de Blanco.

Está claro, y no necesitan declararlo públicamente,  que a Aguirre y Carrilo el 10 del Toluca no les gusta por alguna extraña razón. Tal vez prefieran tipos más intensos, más corajudos y más temperamentales, tal vez sientan que retiene demasiado el balón o que no tiene tanto sacrificio, o que no pesa lo que tendría que pesar en lo anímico, en fin, tienen todo el derecho a descartarlo (aunque a muchos nos parezca incomprensible) y a privilegiar otras alternativas, pero en este caso, la verdad es que su llamado parecía obligado. Es tan claro que Antonio Naelson es por características naturales el sustituto de Blanco -al menos en lo futbolístico- que no acordarse de él ni siquiera en este momento es casi casi borrarlo para siempre del TRI. Honestamente, no creo que el futbol mexicano de hoy en día se pueda dar esos lujos. Y claro que en la eliminatoria de la Concacaf  no hay jugador indispensable, porque con armar un equipo ordenado y trabajador basta, pero para encarar otra clase de rivales, no creo que un tipo como Sinha pueda ser ignorado.






Un poco de memoria por favor…

Sé que lo mío hoy por hoy parece tan estéril como vender chamarras en verano (no es albur, lo juro) y que lo más popular es ponerse del lado de la corriente, y mantener la idea de que Rafael Márquez es un jugador “indigno” de vestir la playera de la Selección Nacional y mucho menos de portar el “gafete” de capitán.

Desconozco sí en efecto Javier Aguirre le dará ese distintivo al zamorano, y honestamente no me parece un tema trascendental, al menos en este momento (sea Márquez o Torrado, el gafete estará en buenas manos), pero sería bueno reflexionar un poco sobre que tan justos o injustos somos en nuestros juicios o que tanto nos dejamos ir por esa frase que es, a mi juicio, una soberana y rotunda estupidez con la que muchos desmemoriados periodistas y aficionados escudan su negligencia histórica:  “Sé es tan bueno como tu última actuación”.

¡Patrañas!.  Ese lugar común lo han sabido vender malos y superficiales analistas. No sé es tan bueno como tu última actuación, como no es el resultado lo único que importa. ¿Se imaginan cual tendría que ser el juicio histórico del genial y extraordinario  Zinedine Zidane?, de triste comportamiento en la Final ante Italia, justo en su último juego. O sí lo único que sirviera es lo último que se hizo el siempre irregular Rafael Márquez Lugo tendría que ser material de selección mayor en lugar de Miguel Sabah, o el aún inexperto arquero Alejandro Palacios, de muy buena labor en Chiapas, habría reunido más méritos el pasado fin de semana que Jesús Corona para entrar en la convocatoria de Javier Aguirre, o la campaña del Monterrey no podría ser considerada como muy buena por haber perdido –en medio de muchas circunstancias- ante las Chivas en Guadalajara.

Y no se trata de ir siempre en contra de la inercia, pero tampoco de vivir con la memoria tan corta e ingrata. Rafael Márquez se ha equivocado y feo. Eso no se discute. La “salvajada” ante Tim Howard el 11 de febrero pasado fue lamentable y es claro que no es la primera vez que pierde los nervios, pero a raíz de ese incidente –sin duda criticable, y más cuando se trata de un futbolista de su talla internacional- infinidad de periodistas y medios se le han ido a la yugular con una irracionalidad incluso mayor a la que le critican al zaguero del FC Barcelona.

Lo han tildado de ser poco profesional, de no estar comprometido con la Selección, de jugar desidiosamente con el TRI, de estar cuidándose las piernas, e incluso algunos se han atrevido a calificarlo de “desvergonzado”,  de “patán” , de “agrandado” y pedirle que no vuelva más a “hacerlos el favor de jugar con la Selección”.

Puedo entender que de momento, y tras perder con Estados Unidos y recibir una dura –pero merecida- sanción de tres juegos, muchos desquitaran su furia o enojo con el zamorano. Sin embargo, han pasado muchos meses y se ha instalado la idea de que Márquez no es indispensable –lo que en efecto es una realidad, sólo ante la mayoría de los rivales de la zona- y que no “merecía” ser considerado y mucho menos “premiado” con el gafete de capitán.

Sé que Márquez ha cometido errores en el pasado, pero también creo que algunos de ellos se han magnificado a conveniencia de la corriente que lo quería linchar hace unos meses, y la cual también ha decidido minimizar su historial tricolor, como si no hubiera sido en un montón de partidos un baluarte de la Selección, como en la Copa América de 1999 o 2001, o en la Copa Confederaciones de 1999.  Por ejemplo, se recuerda su absurda expulsión en tiempo de reposición ante Argentina en el Mundial Sub-20 de Nigeria 1999, en el que muchos ni siquiera saben cuál fue el motivo de ese castigo ni que hasta ese momento el defensa había sido uno de los principales responsables de que ese equipo llegara hasta donde llegó. En realidad aquella vez, Márquez, estando ya amonestado, iba a cobrar un saque de banda y le dejó la pelota a un compañero, el árbitro de manera muy rigorista decidió echarlo. Tampoco creo que su expulsión en el juego ante Estados Unidos en el Mundial 2002, sucedida por un brutal cabezazo a Cobi Jones –reflejo de la impotencia general del equipo mexicano- haya sido a los 89 minutos tan decisiva, pues ya en ese minuto, y por pésimos cambios de Javier Aguirre, el TRI ya había virtualmente tirado la toalla.

Si tuviéramos más memoria –y no sólo selectiva- sabríamos valorar el trabajo que ha realizado Márquez, quien ha realizado más de 40 viajes intercontinentales para reportarse con la Selección,  más que ningún otro futbolista,  y nos daríamos cuenta que está lejos de ser el único que en algún momento dado ha defraudado. Lo hizo el mismo Javier Aguirre, que se hizo expulsar ante Alemania en aquel juego de los Cuartos de Final, o como técnico al plantear tan equivocadamente el juego ante EU o haber arreglado su vinculación con el Osasuna de Pamplona estando aún en funciones con la Selección.

O recordaríamos que Cuauhtémoc Blanco, casi siempre genial y trascendente, también ha cometido errores groseros en la cancha y fuera de ella, que no siempre han dejado en claro su compromiso con una Selección con la que cuando quiso fue un monstruo y cuando no se fue de vacaciones en vez de acudir a la Copa Confederaciones del 2005, o amenazó con preferir no ser considerado si iba a jugar tan poco (Copa América 2007) o de plano prefirió retirarse (2008) antes de ser expulsado o al menos sancionado por su falta de disciplina.

El mismo Gerardo Torrado, hoy capitán “incuestionable”, ha cometido algunos  exabruptos, y cuenta con  un grueso historial de tarjetas amarillas (más de 40 en cerca de 100 juegos) y algunas rojas en momentos delicados como en la Final de la Copa América del 2001 o en el juego eliminatorio ante Honduras en San Pedro Sula hace unos meses.

Por eso, sería bueno, a la hora de “encasillar” a un jugador mirar todo su historial y no sólo lo más reciente, criticar lo malo, pero sin dejar de valorar lo bueno realizado con antelación. Él, como cualquiera tiene buenos y malos días, mejores y peores humores, reacciones valientes y otras irresponsables, pero de eso a que no haya sido un tipo que ha aportado un montón de calidad a México en los últimos años, creo que es absurdo pensarlo.  ¿Qué Rafa Márquez no juega igual con el TRI que con el Barca? ¿Y Messi con Argentina? ¿Y en su momento Eto’o con Camerún?, tampoco lo hicieron porque jugar a ese nivel no sólo depende de un rendimiento individual sino de un entendimiento colectivo que es imposible alcanzar en una selección con tan pocos días de trabajo y con una distancia de calidad considerable respecto a la que atesora un club con el catalán.






Lo deportivo les vale…

 

De verdad que no tienen vergüenza. Ya se sabe que en la FMF se ríen de la FIFA, se pasan el reglamento internacional por el arco del triunfo, se juegan jornadas cuando no corresponde y partidos del TRI en días no válidos para ello, pero lo que resulta aún más penoso es que los “brillantes” dirigentes sean tan groseramente despreciativos con todo lo que no represente DINERO.

 Le firmaron un contrato que deportivamente es una facha a SUM  (la cual hace y deshace con el TRI, organiza partidos con rivales de bajo nivel, en estadios de beisbol ,con arbitrajes de quinta) con tal de llenarse los bolsillos de dólares y en cambio cuando es menester de ellos organizar un partido que resulte benéfico sobre todo en lo deportivo, dejan ver lo poco que eso les importa y cancelan la posibilidad de aprovechar una inmejorable oportunidad de jugar un amistoso en Europa y ante algún rival de mayor relieve.

Resulta que Compeán y Decio de María han decidido cómodamente (no les fuera a interrumpir sus “merecidas” vacaciones de fin de año) no jugar a mediados de noviembre en la última FECHA FIFA del año. Seguramente, al haber sido incapaces de conseguir un buen rival, justo en la fecha más viable para ello, ya que  hay varias selecciones europeas buscando rivales (pues muchas de ellas no han podido firmar convenios ya que existe o existía la posibilidad de tener que jugar en esos días los indeseables repechajes premundialistas), la han desechado como si en el 2010 hubiera un montón de jornadas para preparar a la Selección de cara al 2010.

Les recuerdo  -tal vez no hayan sido capaces ni siquiera de meterse a la página de la FIFA para verlo- que previo al Mundial de Sudáfrica, EN LOS PRIMEROS 6 MESES DE 2010 SÓLO HAY OFICIALMENTE UNA FECHA FIFA (3 de marzo). Es decir a Javier Aguirre, aunque le den los seleccionados 50 días (lo que me parece no sería tan benéfico pues una buena parte de los posibles mundialistas están en Europa y no podrán hacer ese trabajo previo –Márquez, Guardado, Osorio, Vela, Giovanni, Franco, Salcido, Moreno y tal vez alguno más) sólo tendrá a su disposición equipo completo ese 3 de marzo y tal vez un par de semanas antes de la Copa del Mundo (en donde a ver si nuestros dirigentes no pactan para entonces un duelo ante la poderosa Universidad de Johhannesburgo o un amistoso ante Bolivia en Los Ángeles).

Y por supuesto que habrá varios amistosos, en enero, febrero, abril, en fin cuando SUM quiera, pero serán sin los jugadores que están en Europa y bajo el cobijo -y patrocinio- de los compatriotas que viven en EU.

Por ello no logro entender el descaro con el que se renuncia a aprovechar una de las dos fechas FIFA que quedan antes de la Copa del Mundo. ¿En qué cabeza cabe?

La otra opción es que Compeán y De María sean unos grandes visionarios y entiendan que como en esas fechas México jugará el repechaje con un equipo sudamericano, no tenía caso buscar un amistoso que no se podría jugar. ¿Será?






Por eso están los Pumas en el hoyo

Después de escuchar ayer, a Víctor Mahbub (cantinflea que pasa de dar risa a dar pena y exhibe un nulo conocimiento futbolístico) y a Mario Trejo, uno puede entender porqué Pumas ha tenido un segundo semestre del año tan malo -en varias categorías- y resulta aún más inexplicable que haya podido ser campeón con esa clase de directivos. Lo de Mahbub es impresentable y lo de Trejo chambista al 100 %. Considerar “oportunista” el hecho de criticar la PEOR temporada en la historia de los Pumas no le queda nada bien a quien cuando PUMAS salió campeón empezó a decir que todo estaba “planeado y formaba parte de un proceso” cuando justamente tres meses antes había dicho que los primeros tres años de Ferretti en el club lo único que importaba era salvarse del descenso. El mismo TREJO le atizó a los anteriores directivos de los Pumas porque según él, después de ser Campeones hundieron al equipo en la zona porcentual. Pues justicia divina. Parece que tras ser campeones si siguen viviendo de eso, van a poner al equipo otra vez en el fondo de la tabla porcentual, y así volverán a justificar el hecho de que sigan sin apostar decididamente por jóvenes. Estoy cansado de escuchar esa mentira de que Ricardo Ferretti salvó al equipo. Primero porque PUMAS NUNCA estuvo en el último lugar porcentual y segundo porque aún estando en la parte baja de la tabla, más que salvarse Pumas,se hundieron otros.  También me llama la atención como afirman que este pésimo torneo se justifica por el hecho de apostar por jóvenes (¿?), cuando no hay un chavo que juegue con regularidad distinto de los que lo hicieron el torneo pasado.

En fin…la campaña de Pumas, que particularmente me parece mucho peor en lo numérico que en lo futbolístico, bien podría servir -si verdaderamente hubiera voluntad, dirigentes con valentía y amor a los principios del club y que se la jugaran por la cantera pero en serio- sí esta segunda mitad del Apertura 2009, el cual ya está perdido -BASTA DE DECIR QUE SE PUEDE CLASIFICAR; ESA ES UNA MENTIRA- le dieran cabida constante en el equipo titular a chavos como Cabrera, Cortés, Rojas, Fuentes, Rosas y Barrón, entre otros, que merecen mucho más minutos de los que le dan en la LIGA y dejar que algunos ilustres veteranos sean los que encaren lo que queda de la Liga Campeones de la Concacaf. Eso no va a ocurrir, y menos con Ricardo Ferretti, cuya naturaleza nunca haya sido apostar por los jóvenes, aunque lo quieran vender como un “formador”.

Ya sería tiempo que Don José Narro, el rector de la UNAM, se ponga las pilas y deje de ser cómplice de que ciertos personajes sigan arrastrando el prestigio del club.

 

 

 






Hace Televisa lo que le da la gana

Todavía hay algunos ingenuos (o que quieren hacerse pasar por eso) que creen que el futbol mexicano no lo maneja en buena parte Televisa. Bueno, pues para ellos una nueva muestra de que no hay poder humano que oponga resistencia a los dictados de mamá TV. No es que sea en realidad tan grave, pero el hecho de que la televisora,con el torneo en curso, haya decidido por convenir a sus intereses que los juegos del América se programen los domingos a las 17 horas en lugar de a las 16, deja sin efecto toda la validez que la FMF en su momento le quiso dar al calendario de competencia, que sigue siendo una pachanga, claro mientras quienes soliciten los cambios sean equipos “bien apalancados”. América tenía pactado su horario a las 16 horas toda la temporada. En la fecha 6, se anunció unos días antes que frente al Toluca el horario sería modificado a las 17 horas; la misma historia se registró en la fecha 8 ante Estudiantes Tecos y nuevamente este domingo ante el Atlante y como va la cosa, seguro que también se modificará el duelo ante el Puebla de la fecha 12, el de Chivas de la jornada 13, el de Jaguares de la 14 y el de Monterrey a las 16. Todos estos partidos se jugarán en un horario que no estaba inscrito como opción para el equipo de Televisa. Si hubiera congruencia y clubes con dirigentes con personalidad y dignidad para exigir igualdad de trato, a partir de ya, todos los cambios de horario tendrían que se aceptados con la misma facilidad con la que Televisa ha reprogramado los juegos del América que le han venido en gana. Finalmente quienes son Decio y Justino para oponerse a los deseos de sus verdaderos patrones…






Siguientes Posts